Tradicionales leyendas cortas La extraña danza de Martina

Martina era una chica a la que casi no le gustaba salir de noche, pues prefería pasar sus veladas con la nariz metida entre páginas de libros de ciencia.

Sin embargo, un viernes pasadas las 10:00 de la noche llamaron a su puerta algunas de sus amigas quienes la invitaron a ir al “lugar de moda”.

– Tú nunca quieres salir de aquí. Tienes que conocer nuevas cosas: discotecas, bares, etc. la diversión te está esperando allá afuera. Le dijeron sus conocidas.

Tanta fue la insistencia de las chicas que Martina acabó accediendo. Al cabo de un rato, eligieron un lugar en donde distintas orquestas tocaban música en vivo.

Después arribaron al lugar y se sentaron en una diminuta mesa esperando a que algún muchacho las sacara a bailar.

– A mi ese tipo de música no me gusta. Además creo que tengo dos pies izquierdos, en la vida he aprendido a bailar. Exclamaban Martina mientras bebía de su vaso de cóctel.Tradicionales leyendas cortas

En eso estaba, cuando se le acercó un hombre joven que iba vestido completamente de negro con un traje que parecía de otra época.

– No has aprendido a bailar, porque no has tenido al maestro apropiado. Permíteme que te enseñe y verás cómo entiendes los secretos del baile en un santiamén.

Martina quedó hechizada tanto con el tono de voz como con el vestuario del hombre, por lo que sin dudarlo ni un instante se levantó de la silla y lo tomó del brazo para caminar con dirección a la pista.

Algo que no podemos explicar sucedió poco después. La música se detuvo y la pareja comenzó a elevarse por los aires. También el traje del misterioso sujeto rápidamente se transformó en una túnica roja.

¡Era el diablo en persona! Solamente que nadie le había prestado atención pues la manera de presentarse fue totalmente distinta a la que se aprecia en las tradicionales leyendas cortas de miedo o terror. Actualmente el alma de Martina continúa reposando en el infierno.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *